2. SILVIA (segunda parte)

Viernes, 10 de mayo de 2019

Marcos, Marcos, Marcos… Ojos negros, muy negros, pestañas largas, sonrisa en la cara, barba espesa y cerrada, pelo muy oscuro a juego con su barba. Escucho su risa y el sonido de su voz y me es agradable. Siento como unos labios me dan pequeños besos por toda mi cara deteniéndose en mi boca y es ahí cuando noto como una especie de punzada en mi estómago. Es extraño lo que Marcos me hace sentir, no lo conozco de nada… Solo de verlo en la cafetería, pero me gusta lo que me provoca. Siento sus besos por mi cuello y los pelos se me erizan como si ellos también estuvieran sintiendo lo mismo que yo… Noto sus manos como recorren lentamente mi espalda de arriba a bajo y ese gesto me obliga a cerrar los ojos y dejarme llevar… Me gusta esta sensación, es como… diferente pero a la vez muy agradable y solo sé que quiero más.

Cuando de pronto abro los ojos me encuentro en mi habitación. Miro rápidamente a mi derecha y luego a mi izquierda y suspiro porque estoy sola, pero el sueño ha sido tan real que hace que me incorpore rápidamente en la cama…

No me puedo creer que haya soñado con Marcos, no es la primera vez, pero este sueño ha sido tan diferente… tan sensual que me siento impotente y rara porque estaba tan a gusto que no quería ni despertarme pero… ¿Por qué este sueño?

-Porque te atrae Silvia, Marcos te pone como una moto. Reconócelo-. Escucho la voz de mi subconsciente en mi interior.

Salgo de la cama y me voy directa a la ducha… -seguro que una ducha de agua fría me hará pensar con más claridad-. Me digo a mi misma.

Marcos, marcos, marcos, ojos negros, mirada penetrante, sonrisa, pelo despeinado (pero bien puesto)… Sigue sonriéndome, se acerca, me besa, me acaricia la cara, me mira fijamente y luego me vuelve a besar y yo… Me dejo llevar.

Corto el agua de la bañera porque lleva cayendo no sé cuanto tiempo, mi pensamiento me vuelve a traicionar. La ducha no ha servido para nada. -¿Por qué no puedo dejar de pensar en Marcos?

-Porque te gusta.

-¿Cómo me va a gustar si apenas lo conozco…?

Mi lucha interna no deja de cesar en ni cabeza. Incluso me estoy pensando si ir o no esta tarde a la cafetería porque sé que en cuanto vea a Marcos me voy a poner de los nervios y lo va a notar.

A todo esto, ¿Quién es Marcos?

Marcos es el chico de la cafetería. Al igual que yo, va diariamente a mi lugar favorito. Coincidencia o no que a la misma hora que me dejo caer por el local siempre lo encuentro en la mesa de todos los días. Solo. Es por eso que llamó mi atención… Y supongo que yo llamé la suya.

Hace dos días, yo estaba con mi té de la tarde sentada en mi mesa con vistas directa a la calle y escribiendo mi diario. El chico de la cafetería se acercó hasta mí para preguntarme mi nombre… Me dijo que si le importaba compartir mesa con él. Le dije que no, aunque me pareciera algo extraño… Fue la primera vez que escuché su voz y me gustó lo ronca que es. Ese día Marcos y yo entablamos por primera vez una conversación que si ahora me paro a pensar ni siquiera recuerdo de lo que estuvimos hablando, sólo sé que mi reacción me hizo alertarme con su presencia…

Y de lo único que tengo claro después de este sueño es que quiero seguir conociendo un poco más a Marcos.

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close