ESTA ES MI HISTORIA (tercera parte)

Primera parte: https://sandraruiz.blog/2019/10/14/esta-es-mi-historia/

Segunda parte: https://sandraruiz.blog/2019/10/15/esta-es-mi-historia-segunda-parte/

-Esa persona no es mi padre, no es nadie en mi vida ni nunca lo ha sido. -No puedo evitar alzar la voz más de la cuenta.

Estoy nerviosa, las manos me sudan y el corazón me late con fuerza. Sigo unos minutos en silencio. Agradezco a Claudia por su paciencia. Respiro lentamente, cojo todo el aire que puedo y lo suelto despacio, tal y como millones de veces me ha explicado que lo haga.

-No tengo recuerdos buenos, Claudia. -Termino diciendo algo más calmada.

-Sólo dime… ¿qué es lo que recuerdas?

-La cara de miedo que mi madre ponía cada vez que veía a ese hombre entrar por la puerta de casa. Recuerdo cuando me cogía en brazos a mi hermano y a mí y rápidamente meternos en mi habitación. Esa sonrisa que forzaba antes de cerrar la puerta para tranquilizarnos, luego nos pedía por favor que no saliéramos de esa habitación por nada del mundo. No puedo olvidar sus gritos, el intentar tranquilizar a ese señor borracho hablando por lo bajo para que mi hermano y yo no nos enteráramos y acto seguido un sonido sordo se escuchaba de algo estampado contra el suelo. Tal vez era mi madre o tal vez algún objeto que ese desgraciado pillara por casa.

Vuelve hacerse el silencio en la habitación, yo continúo con los ojos cerrados y con la cara empapada por mis lágrimas.

-Yo tenía unos seis años cuando empecé a darme cuenta de lo que pasaba en casa. Mi hermano Carlos era dos años mayor que yo y él también sabía lo que pasaba. Me abrazaba fuerte cuando escuchaba los gritos inevitables de mamá.

El corazón se me encoge dentro de un puño al revivir esa historia y decirla en voz alta. Vuelvo a coger aire y trato de tragar ese nudo que llevo en la garganta desde hace rato. Continúo hablando sin que Claudia me lo pida.

-Mi hermano en una ocasión salió de la habitación porque ya no soportaba más escuchar a mi madre llorar. Yo tampoco lo soportaba, pero tenía tanto miedo que no me atrevía a salir de esas cuatro paredes. No quería desobedecer a la buena de mi madre.

Esos recuerdos me están matando por dentro, las pesadillas aparecen cada noche y cada vez son más habituales desde que mi madre no está.

-En una de esas ocasiones en que Carlos salió de la habitación, los gritos de mi madre eran más fuertes, se escuchaba como se rompían las cosas contra el suelo o la pared, supongo… Y luego cuando se hacía el silencio y volvía la tranquilidad a casa, mamá aparecía por la puerta de la habitación cargada de moratones por brazos y cara. 

No puedo continuar más. Abro los ojos. Me siento agotada, me duele todo el cuerpo, siento hasta como el alma se desvanece en mi interior. No pongo en duda el trabajo de Claudia, pero no me ha hecho ningún bien tener que explicarle esos miserables recuerdos que tenía encerrados bajo llave en un pequeño rincón de mi mente. Me siento mal, triste, frustrada, impotente… abatida.

No quiero vivir.

Continuará…

2 comentarios en “ESTA ES MI HISTORIA (tercera parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close