Verdades como templos…

¿Quién quiere hablar de verdades cuando existe una realidad? ¿Quién quiere esperar cuando se puede opinar? ¿Quién quiere soñar cuando se puede conseguir eso que tanto deseas? ¿Quién quiere conformarse cuando puedes conseguir más?

Para qué complicarse la vida demostrando una verdad que a lo mejor pueda que ni interese, cuando está la realidad que en muchas ocasiones te pega con la verdad en toda la cara.

Por qué esperar a que te llegue ese momento que tanto deseas cuando puedes opinar, hablar, expresarte y no consumirte.

Para que perder el tiempo soñando en vez de intentarlo… Lucha y no seas cobarde, a lo mejor tampoco te han dicho que no y el problema no está a tu alrededor sino en ti mismo.

No te conformes con lo que te ha tocado vivir en ese momento, no, no y mil veces no… Sabes de sobra que lo más seguro es que haya algo allá fuera que te está esperando para hacerte realmente feliz, para conectar contigo, para ser tú mismo, para disfrutar…

Así es, estamos rodeados de verdades que muchas veces quedan en el olvido, de una realidad que en muchas ocasiones no vemos o no queremos ver, de sueños que solo son sueños porque no hacemos nada por cumplirlos, nos conformamos con lo primero que nos toca sin luchar.

Y no, no y otra vez no. Te equivocas, me equívoco y todos nos equivocamos continuamente.

Y este es mi pensamiento, pero también una verdad como un templo que ni yo ni tú a veces tenemos en cuenta… ¿Por qué? Porque en muchas ocasiones no queremos ver más allá, porque nos acomodamos, por miedo…

Y es en esta última palabra donde está el culpable de casi toda esta verdad: EL MIEDO.

Tenemos miedo a equivocarnos, a no luchar y que no salga bien, miedo a que nos digan que NO, miedo de pensar que podemos perder algo por el camino… Miedo al cambio.

Pero a lo mejor… ganamos más de lo que hemos perdido porque lo mismo ni siquiera llega a ser una pérdida eso que seguramente se quedará en el olvido.

Conclusión

Habla de la verdad, pero ten en cuenta la realidad. Tómate tu tiempo, pero no te olvides de opinar, de demostrarle al mundo quien eres tú y qué es lo que quieres. Sueña, pero hazlo despierto y sobre todo trata de cumplirlo. No te conformes, lucha por lo que quieres y mereces… Pero antes de nada dile de mi parte “adiós al miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close